Detienen al presidente de Audi, Rupert Stadler, por el escándalo del Dieselgate

La fiscalía alemana ha ordenado la detención del presidente de Audi, Rupert Stadler, como presunto autor de fraude y publicidad falsa relacionadas con el escándalo del Dieselgate, que descubrió que se anunciaban datos de consumo y emisiones que no se correspondían con la realidad, ya que se comercializaban con software ilegal. La Policía registró su domicilio y afirmó que se están investigando a otras veinte personas, entre los que se encontraría otra persona de la junta directiva de la marca.

La Fiscalía de Braunschweig impuso la semana pasada una multa de 1.000 millones de euros por la manipulación de las emisiones de gases en motores diésel de Volkswagen, que la ha aceptado y que no recurrirá.