Los Mossos desarticulan una organización criminal que vendía vehículos con documentación falsificada a delincuentes

Els arrestats també aprofitaven les dades fraudulentes de les assegurances per realitzar fraus a l’asseguradora simulant accidents.

Fotografía facilitada por Mossos sobre una de las detenciones.

Los Mossos han detenido a tres miembros de un grupo criminal que se dedicaba a facilitar a delincuentes vehículos a nombre de terceras personas para que los utilizaran para cometer robos. Los arrestados son de nacionalidad española, de 35, 51 y 68 años y están considerados presuntos autores de un delito de falsificaciones de documentos y usurpación de estado civil.

Los agentes iniciaron la investigación hace ocho meses a raíz de la denuncia de un ciudadano que informó que le llegaban multas de vehículos que no eran de su propiedad. Estas sanciones le habrían hecho descubrir que le habían puesto a su nombre al menos dos vehículos sin que él tuviera conocimiento. El dato que alertó a los investigadores fue que estos dos vehículos habían sido utilizados por dos grupos criminales diferentes para la comisión de robos.

Uno de los vehículos se recuperó después de que se hubiera utilizado para cometer un robo tipo empotramiento en un estanco de Premià de Mar y el otro fue utilizado para huir tras perpetrar robos en interior de vehículos. Este último automóvil fue recuperado posteriormente en posesión de un grupo de jóvenes con multitud de antecedentes por robos con fuerza en establecimientos.

Las investigaciones policiales permitieron la identificación de tres personas que estarían relacionadas con los cambios de nombre y la gestión de los seguros de los vehículos, aunque no siempre los coches constaban a su nombre.

Los antecedentes policiales de estos investigados permitieron identificar qué funciones desarrollaban en los robos. Aunque se evidenciaba que ellos no eran los autores de los delitos, en varias ocasiones habían sido llamados por agentes de policía después de que vehículos a su nombre o relacionados con ellos hubieran participado en algún robo.

Por este motivo se inició una investigación liderada por el Juzgado de Instrucción 4 de Barcelona que culminó con la detención de los tres principales investigados como miembros de un grupo criminal dedicado a la adquisición de vehículos para luego ponerlos a nombre de testaferros.

Estos vehículos eran cedidos a diferentes grupos delictivos dedicados a diferentes tipologías delictivas, como un grupo dedicado a realizar robos en interior de domicilio, un grupo dedicado a realizar hurtos en vía pública u otro que cometía robos tipo falsos policías. Una vez los vehículos eran identificados por la policía estos vehículos eran revendidos por los investigados para recuperar la inversión inicial.

Además, mientras los vehículos eran gestionados por los ahora detenidos, aprovechaban los datos fraudulentas de los seguros para realizar fraudes al seguro realizando simulación de accidentes.

Tras las detenciones se realizaron tres entradas y registros en los domicilios de los detenidos, dos en Barcelona y uno en Santa Coloma de Gramenet.

Los tres detenidos pasaron a disposición judicial sábado 19 de mayo y el juez decretó su libertad con cargos.

Los arrestados también aprovechaban los datos fraudulentas de los seguros para realizar fraudes a la aseguradora simulando accidentes.