Detenida en Martorell por inventarse un atraco en su establecimiento para cobrar la indemnización del seguro

Los Mossos de la Unidad de Investigación de la comisaría de Martorell detuvieron, el miércoles 14 de febrero, a una mujer  de 53 años y vecina de Abrera, como presunta autora de un delito de simulación de delitos y por un delito de estafa. Los hechos que han llevado a este arresto se iniciaron el 15 de noviembre del 2017, cuando la dependienta de una tienda denunció un robo con violencia, que habría ocurrido el día anterior, en su establecimiento en el municipio de Abrera. La mujer manifestó en sede policial que dos personas lo habrían intimidado con un objeto y le habrían pedido la recaudación de la tienda.

Posteriormente, los agentes de la Unidad de Investigación tuvieron conocimiento mediante la Policía Local de Abrera, que les alertó de inmediato, que la mujer habría visitado sus dependencias para denunciar un hurto en su establecimiento, manifestando que le habían sustraído 500 euros y que no había visto los autores.

El agente de la recepción de la Policía Local le informó que estos hechos habitualmente no son cubiertos por las pólizas de seguros. Una vez en el interior de la comisaría cambió la versión e informó que había sido víctima de un robo con violencia e intimidación en el establecimiento, por lo que el agente la derivó a dependencias de los Mossos, ya que se trata de una tipología delictiva de instrucción directa de la Unidad de Investigación del Cuerpo de Mossos.

Asimismo, los investigadores se pusieron en contacto con la aseguradora que informó que el denunciante había cobrado 560 euros de la compañía. Finalmente los agentes detuvieron a la denunciante como autora de un delito de simulación de delitos y por un delito de estafa. La mujer quedó en libertad después de declarar en sede policial a la espera de que la cite el juez.

El cuerpo de Mossos recuerda que la denuncia falsa se castiga penalmente como delito contra la Administración de Justicia. Las consecuencias que el Código Penal establece para simulación de ser responsable o víctima de un hecho delictivo es una pena multa de entre seis y doce meses. El objetivo de las denuncias falsas es cobrar de las aseguradoras, lo que conlleva la comisión de un delito de estafa con una pena de seis meses a tres años de prisión si la cuantía de la defraudación supera los 400 euros.