Detenido por conducir bebido y de manera temeraria, darse a la fuga en un control y desobedecer a los agentes

EL CONDUCTOR, EN SU HUIDA, PUSO EN PELIGRO EL RESTO DE USUARIOS DE LA VÍA, LLEGANDO A CHOCAR CON UN DE LOS VEHÍCULOS POLICIALES.

Los Mossos d’Esquadra detuvieron el sábado a un hombre de nacionalidad española, de 35 años y vecino de Sant Vicenç dels Horts como presunto autor de delitos contra la seguridad del tráfico al conducir bajo los efectos del alcohol, por desobediencia a los agentes de la autoridad, por darse a la fuga en un control policial y por conducción temeraria.

Los hechos tuvieron lugar la madrugada del sábado, sobre las 4.00 horas, cuando las patrullas de tráfico se encontraban realizando un control de alcoholemia en la B-23, a localidad de Molins de Rei y observaron un vehículo que circulaba sin el neumático anterior izquierdo. El automóvil estuvo a punto de alcanzar a un turismo parado en el punto de control. Inmediatamente los agentes dieron la orden de detenerse en el interior de la zona de control, pero el conductor hizo caso omiso a las señales y huyó con el vehículo del lugar.

Dos patrullas iniciaron el seguimiento, y aunque el vehículo no disponía de un neumático, condujo de manera temeraria, circulando a gran velocidad y realizando adelantamientos a varios vehículos, sin respetar la distancia de seguridad, durante unos ocho kilómetros por el autopista B-23 en sentido El Papiol. Incluso el conductor dio un volantazo, llegando a impactar contra el lateral de uno de los vehículos policiales. Finalmente los agentes lograron detenerlo e identificarlo en la AP-7, en el término municipal de El Papiol. Cuando la patrulla hizo el control de alcoholemia al conductor del vehículo, dio resultado positivo, con una tasa penal de 0’98 mg / l, casi cuadruplicando la tasa permitida legalmente que es 0’25 mg / l.

El mismo día por la tarde el hombre quedó en libertad y queda a la espera de la citación del juez.