Nuevos datos sobre la muerte del atracador de Lleida: la víctima estaba apuntando al policía con una pistola

Aún no ha trascendido si el arma que utilizaba el presunto delincuente era simulada o real. El mosso que disparó no pudo saberlo en aquellos momentos.

Descampado donde cayó muerto el atracador que huía de la policía.

A medida que avanza la investigación se conocen más detalles de lo que sucedió la noche del domingo en aquel descampado del barrio de la Bordeta de Lleida. Allí cayó abatido uno de los dos atracadores de una gasolinera. En las últimas horas se ha sabido por fuentes cercanas al caso que el policía que disparó mortalmente al presunto delincuente se vio encañonado por una pistola, que por el momento no ha trascendido si era real o simulada. Esta situación justificaría la actuación del mosso, al haber actuado en defensa propia y con proporcionalidad (si el delincuente amenaza con un arma, podría ser repelida de la misma manera). Al parecer, los dos ocupantes de la furgoneta robada condujeron por el barrio de la Bordeta, hasta el final de la calle Hostal de la Bordeta. Allí chocarían contra una valla, seguidos por patrullas de los Mossos. Salieron del vehículo y comenzaron a correr por un descampado, seguidos por agentes de la policía catalana que les conminaban a detenerse. Pero, lejos de hacerlo, continuaron con su huida, lo que llevó a uno de los agentes a sacar su arma reglamentaria y disparar al aire de forma intimidatoria. En ese momento, uno de los atracadores se dio la vuelta y, esgrimiendo una pistola (aún no se sabe si simulada o real), apuntó hacia el agente, que en ese momento desconocía si el arma podría ser real o no, le disparó para neutralizarle. Una de las balas causó la muerte instantánea del presunto delincuente.

Esta es la versión oficial ofrecida por la Generalitat sobre lo ocurrido.

Declaración ante el juez del compañero de la víctima. 

ULTIMA HORA: El conseller de Interior y el sindicato USPAC salen en defensa del policía que disparó al atracador.