Los Mossos desarticulan una banda de ladrones en domicilios identificados por el ADN y que tenían un taller de herramientas para abrir puertas

El grupo, formado por once georgianos y un ruso, se desplazaba principalmente en transporte público para dificultar el control de la policía. Se les considera autores de 21 robos.

Arxiu / Archivo

Los Mossos de Cornellà de Llobregat han desarticulado un grupo criminal especializado en los robos con fuerza en domicilios, formado por once personas de nacionalidad georgiana y una de nacionalidad rusa, de edades comprendidas entre los 21 y los 41 años, a las que se las considera autoras de 21 robos con fuerza en domicilios del área metropolitana de Barcelona.

La investigación se inició en marzo de 2017 cuando los Mossos tuvieron conocimiento de que se habían producido cuatro robos en domicilios de Cornellà de Llobregat después de que los autores consiguieran abrir las puertas sin producir ningún daño. Fruto de una compleja búsqueda de perfiles de ADN, la policía determinó que todos los robos habrían sido cometidos por las mismas personas. Este fue el inicio de una larga investigación que ha concluido con la completa desarticulación de un grupo criminal muy activo.

Los investigadores lograron acreditar que el entramado habría violentado un total de 21 domicilios del área metropolitana gracias a una altísima especialización en la apertura de cerraduras de seguridad. Los ladrones seleccionaban los objetivos y colocaban “marcadores” de plástico en las puertas de las viviendas para saber cuando entraban y salían los propietarios. Una vez se habían asegurado que no había nadie, abrían la cerradura de manera rápida y sin dejar ninguna señal. El grupo se desplazaba principalmente en transporte público para dificultar el control de la policía.

El día 7 de mayo se llevó a cabo un operativo policial que permitió detener 12 miembros del grupo y realizaron siete entradas y registros en los domicilios que la organización tenía en Barcelona, ​​Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs y Badalona. Los policías también lograron desmantelar un taller de fabricación de ganzúas, llaves falsas y otras herramientas para abrir cerraduras de varias marcas. No se descarta que los objetos localizados en los domicilios provengan de más robos que los resueltos hasta ahora y puedan ser devueltos a sus legítimos propietarios.

Los 12 arrestados pasaron el día 9 a disposición judicial. El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Cornellà de Llobregat, instructor de la causa, a petición de Fiscalía, decretó el ingreso en prisión provisional para nueve de ellos y el resto quedó en libertad con cargos.