El Supremo establece que el margen de error para los radares móviles ubicados en un trípode debe ser el mismo que los fijos

Condena a un conductor por circular a 214 km/h al aplicar el 5% de error típico de los radares fijos. Un juzgadoabsolvió al conductor a considerar que no existía delito ya que si se aplicaba el 7% de error circulaba a 199 km/h. y esto no era delito.

El Tribunal Supremo ha confirmado una sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra, que condenó a un conductor a una multa de 1.080 euros y le prohibía conducir durante un año, por un delito contra la seguridad vial, al circular a 215 km/h. Desestima de esta manera las pretensiones de su defensa, que considera que la velocidad a la que circulaba debe ser 199 km/h, aplicando un 7% de margen de error en el dispositivo que medía la velocidad. De hecho, una sentencia anterior, en primera instancia, le absolvió al aplicando esta norma (la del 7%) ya que diferenciaba los márgenes de error del radar de este caso, móvil, de uno fijo (un 5%). Este pequeño margen es importante para este caso, ya que si se hubiese admitido que circulaba a 199 km/h. esa velocidad no implicaría un delito penal, ya que no superaría en 80 Km/h el límite establecido en la vía, y quedaría absuelto.

Pero el Supremo se ha pronunciado: los radares móviles de tráfico que realizan la medición de la velocidad desde una ubicación en trípodes o en coches parados tienen un margen de error del 5% y no del 7%, por lo que atribuye a este tipo de dispositivos el mismo porcentaje que a los fijos. No obstante, los magistrados se plantean la duda de si un radar cuando se coloca sobre un trípode o en un vehículo parado es un instrumento fijo o móvil a los efectos de determinar el índice de error del 5% o del 7%, ya que considera que las órdenes ministeriales que regulan estos dispositivos -fijos y móviles (estáticos o en movimiento)- no aclaran esta cuestión. A pesar de ello, aplican su lógica: “Si el aparato de medición, cinemómetro, es empleado desde una ubicación fija, esto es sin movimiento, ya sea fijo o estático, el margen de error es del 5%”, y afirman, además, que esa catalogación es “lógica” porque “la medición de la velocidad, desde un radar fijo, o desde una instalación sin movimiento, supone un menor margen de error que la medición realizada desde un dispositivo en movimiento”.